martes, 2 de agosto de 2011

BARÓN ROJO EN PEREIRA 2008 (COLOMBIA) - Crónica


Por: Jose Paschu
Director


(En el marco del Primer Festival Rock Al Parque, se presentó la leyenda viviente del heavy metal español. También publicado en la web oficial de la banda: www.baronrojo.net en septiembre de 2008)

Abril 26 de 2008
Parque Exposiciones Expo Futuro
Pereira, Colombia

Saliendo de Cali a eso de las 2:00 PM, siempre hay quien llega tarde a la hora de salida o aún peor, no aparece, llegamos a la ciudad de Pereira al filo de las 5:00 PM en un bus de no más de diez personas, sin embargo hubo otro tour que salió con aproximadamente treinta asistentes más.

Pocas personas había en los alrededores del evento a esa hora, unas cien. Adquirimos las boletas y casi de inmediato se armaron las filas para las dos únicas entradas en igual número de localidades: General y Platino. Treinta minutos después se abrieron las puertas y entramos al sitio del concierto: La Plazoleta de Eventos del Parque de Exposiciones Expo-Futuro que bien puede albergar unos cinco mil asistentes aproximadamente. En ese preciso momento se encontraba el Barón haciendo su prueba de sonido y los pocos que nos encontrábamos dentro corrimos a primera fila para saludar a la banda y verles muy de cerca y tomar fotos durante su interpretación completa de “Son Como Hormigas” de su álbum de 1982 “Volumen Brutal”. Al terminar sellaron sus equipos y se retiraron del lugar ya que serían los encargados de cerrar el llamado Festival Rock Al Parque al finalizar la noche.
De inmediato se inició una pertinaz lluvia que nos recordó lo sucedido en Bogotá meses antes previo a Iron Maiden. En medio del tremendo aguacero empezó el Festival con la presentación de Toxemia con un sonido que emula grupos como Sum 41 y Blink 182 y que contó con muy poca receptividad de los en ese momento pocos asistentes pero de claro perfil metalero. Después vendría Terror Squad, destacable su versión de “Elimination” de Overkill; los cartagueños Asgard, muy interesante banda; Tránsito Libre, clásico grupo local que cuenta con un excelente baterista y un virtuoso en la guitarra. Su canción “Poco Tiempo Por Vivir” fue coreada a rabiar por el público que cada vez llegaba en mayor número. Malagor, otra banda local con tres canciones no son suficientes para establecer conceptos; Akash de Armenia, veteranos en la ruta con años de experiencia en sus hombros dieron paso al filo de la media noche, tras una larga lluvia que solo se detuvo justo antes, a la salida de la banda que todos queríamos ver: Barón Rojo.

Se dio inicio a un recital memorable en el que uno a uno desgranaron sus himnos como: “Los Rockeros Van Al Infierno”, “Barón Rojo”, “Los Desertores del Rock”, “Larga Vida al Rock and Roll”, “Cueste Lo Que Cueste” junto con la instrumental “El Barón Vuela Sobre Inglaterra”.
Hay que decir que el sonido estuvo impecable, la calidad interpretativa de los señores De Castro es asunto aparte, maestros por donde se les mire con todo y la melena cana de Armando y la voz un poco desgastada de Carlos. La esencia y la energía es la misma y así lo entendimos los casi tres mil asistentes al reencuentro con el Barón.

Acerca del público, el comportamiento estuvo a la altura. Algún conato de bronca iniciado por un caleño del citado bus de las treinta personas en el cual algunos de sus ocupantes, desde que llegaron al Parque, desafiaron a los locales con frases fuera de contexto y pasiones similares a las barras futboleras. Esto fue de inmediato controlado por la Policía y el asunto no pasó a mayores. La barrera que dividía las dos localidades fue derribada por el público y reinstalada de nuevo pero a mitad del show la organización la suprimió ante el número total de asistentes con lo que se puede decir que el Parque se llenó a la mitad.

La madrugada seguía su curso, “Incomunicación”, junto con versiones de Jimi Hendrix y Deep Purple (“Smoke On The Water”), “Con Botas Sucias”, “Vampiros y Banqueros”, “Fronteras” de su álbum “20+”, “Cuerdas de Acero”, “Concierto Para Ellos” y una de mis favoritas “El Malo” fueron tomando rumbo al final del show. Barón hizo su despedida presentando los miembros actuales, Tony Ferrer en el bajo y Rafa Díaz en la batería cuya técnica es elemento destacado. Tras el infaltable grito de “otraaaa, otraaa” y “Olé, olé, olé, Baaarón, Baaarón!!!” subieron a tarima para brindar al público tres de sus más grandes éxitos de todos los tiempos: “Hijos de Caín”, “Siempre Estás Allí” y “Resistiré” y, unidos por nuestra bandera tricolor, dieron por terminado el recital en esta noche fría y lluviosa con la sorpresa de haber visto tantas bandas reunidas, la página web habilitada para la venta de boletería solamente nombraba a dos de ellas.
Para mí fue la primera vez que pude ver al Barón en directo. En su primera visita allá por 1987 con doce años de edad era algo imposible y en las posteriores se repitió la ausencia por motivos laborales. Hube de esperar más de veinte años para ello, esta vez sí valió la pena y de qué manera.

El retorno a Cali sucedió tras la frase clásica de “paseo sin varada, no es paseo” y superar un pinchazo, el malfuncionamiento del “gato” y el atoramiento de la llanta de repuesto. Lo único destacado de esa incómoda situación fue el paso por nuestro lado de la caravana de Barón Rojo y los saludos respectivos desde la calle. Sólo hasta las 4:00 AM pudimos retomar carretera.

“Hasta Siempre, Pereira” fue su última frase, ojala el tiempo no logre que dejen de venir a Cali algún día. Sería bueno verles aquí después de todo. Larga Vida Al Barón.


Reportaje publicado en la web oficial de Barón Rojo
www.baronrojo.net
Septiembre de 2008




Publicado previamente en el desaparecido

webmagazine Rock Cultura