jueves, 24 de diciembre de 2015

RATTLE THAT LOCK EN VIVO (Sao Paulo, Brasil) – Crónica

Texto e Imágenes: Diana Marcela Barbosa
Especial para Cavernet Rock
Son las 4:00 PM  del 12 de diciembre y recién llego a la fila para uno de los conciertos más esperados de mi vida y el cual, para ser honesta, pensaba que nunca iba a suceder. Me extraña no ver un río interminable de personas ni evidencia de las mismas acampando por el lugar. Hechos que te susurran al oído “No estás en Colombia”.

Tan sólo dos horas más tarde se abren las puertas del Allianz Park, en Sao Paulo, y logramos ingresar al estadio las cerca de 40 mil personas. Este será testigo de un show desbordante de talento y mucha remembranza a Pink Floyd.


Pasan un par de horas más y empieza el movimiento de instrumentos y roadies en el escenario. El corazón empieza a palpitar cada vez más fuerte. Siendo las 9:00 PM ya se encuentran los  músicos en escena y David Gilmour al frente para dar inicio con “5 A.M.”  tema instrumental el cual es el primero del álbum Rattle That Lock, el mismo que le da el nombre a la gira.

Sin dirigirse aún al público, se escucha el particular estribillo de “Rattle That Lock”, el cual tiene como dato curioso haber sido  inspirado por el jingle de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses; y el público enloquece cantando “Whatever it takes to break gotta do it...”. Se siente una atmosfera de éxtasis total, decorado por un sonido muy limpio y la técnica excepcional de este gran maestro. Le siguieron otros temas del álbum como, “Today”  y la rareza jazz de “The Girl In The Yellow dress”, con un bello show de saxo realizado por un joven brasilero muy talentoso y un show visual muy  elaborado como toda la parte visual del disco.

 

Cabe resaltar que el concierto se centró en los temas de este último trabajo, pero en medio de la noche sonaron bellas piezas como “Us And Them”, “Time” y la imperdible “Wish you were here”. Además, hubo tiempo para homenajear a Syd Barret con “Shine On Your Crazy Diamond”. En este tema  en particular  la parte visual estuvo cargada de una especial selección de imágenes que se podían observar desde cualquier parte del estadio las cuales recreaban la historia de este mítico y genial  personaje.


Luego, Gilmour y su banda tocaron un lleno de potencia “Run Like Hell”, el cual hizo que todos y cada uno de los asistentes se moviera. Para este momento las cosas iban llegando a su final y, con “Breathe” y “Comfortably Numb”, se hizo evidente que el show estaba por finiquitarse. Un bello espectáculo de lásers se esbozó por el Allianz Park. Todo era  una mezcla de  felicidad y melancolía, estar frente a uno de los más grandes músicos de la historia, uno de tus mayores ídolos y decenas de miles de brasileños gritando “¡Gilmour caraio!” te acelera el corazón y las lágrimas no se hacen esperar. Sé que cada que voy a un concierto digo lo mismo, “este es el mejor al cual he asistido”, pero en este caso, esta frase se termina quedando corta. Una de las más bellas experiencias musicales de mi vida, en un bello país, aunque hubiera sido hermoso que más colombianos hubiese presenciado este majestuoso show.
 


Diana Marcela Barbosa
23  .  11  . 1988
Propietaria de Rainbow Bar, Cali