martes, 29 de noviembre de 2016

GUNS N´ ROSES EN COLOMBIA 2016 – Crónica

Por: Henry Assia 
Cavernet Rock, Bogotá
Fotos: H2A
24 años esperando esta revancha. Una deuda conmigo y con la música: Un concierto con los Guns N´ Roses.

Desde el martes 22 de noviembre a las 18:00, la ansiedad y los nervios me consumían, luego vi a mi alrededor cientos de personas con los mismos síntomas; sonrisas e impaciencia.

Después de un largo pero tranquilo viaje llegamos a nuestro destino, Estadio Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín. El ambiente era el mismo, filas inmensas, niños, adolescentes, adultos, todos coreando una frase: “Guns N´ Roses”.

Era imposible tratar de ocultar la alegría, faltaban doce horas para tenerlos frente a nosotros. Luego de las diligencias básicas en este tipo de aventura (ducha, comida, etc), regresé al Estadio. En los alrededores solo sonaba música de los gunners y el clima invitaba a saborear una Pilsen helada y acepto que fue más de una.

A las 16:00 logro ingresar al recinto y ahí sí sentí que era real. De a poco iba ingresando el público, las Graderías, Cancha y Preferencias empezaron a quedar completamente cubiertas. Todo era una reunión de amigos y veteranos en el medio, todos con la misma alegría.

Llegaron las 20:00 horas, luces fuera y el sonido punk de Marky Ramone´s Blitzkrieg encendió la fiesta. Fue un concierto fugaz, sin saludos, frases, agradecimientos, nada. Escuchamos temas clásicos que hicieron grandes a los Ramones en su época y que con algo de nostalgia, pudimos disfrutar. Pero no podíamos esconder la emoción, estábamos ahí por ver a Axl, Slash, Duff y los nuevos integrantes. El escenario inmenso, impresionante, pantallas increíbles y un sonido que auguraba grandes cosas.
 
Se llegó el momento, 21:00 horas, música de Looney Tunes, sonidos de disparos con movimiento de los logos en las pantallas, escaleras iluminadas, intros y por fin, anuncian la entrada de la banda. “It’s So Easy” fue el tema que escogieron para iniciar el show, luego “Mr. Brownstone” y un par del Chinese Democracy. Fue ahí cuando mi juventud y parte de mi infancia llegó a mi mente en un segundo; “Welcome To The jungle”, mi canción favorita  (junto a “Estranged”) empieza a sonar y no pude contener las lágrimas, pero la alegría fue mayor al ver que no era el único con esa reacción. Fueron dos horas y cuarenta minutos donde nos sorprendieron con canciones como “Double Talkin´ Jive”, “Rocket Queen”, “Wish You Were Here” (de Pink Floyd, en versión instrumental) y “El Padrino”, entre otras, y ya en la parte final del concierto, otra sorpresa. Todos esperábamos “Don’t Cry” y “Paradise City” para el cierre, pero antes de eso sonó una locomotora y “Nightrain” levantó de un salto a todo el público.

Fue una noche mágica.  Axl con algunos kilos de más, Slash impecable como siempre, Duff muy conservado y con la voz intacta, Dizzy excelente y un complemento de músicos bastante versátiles que no dejó detalles sueltos.

Terminó la noche con “Paradise City”, fuegos artificiales y alegría desmesurada en todos los que estuvimos allí. Faltó “Patience” pero “Coma”, “Estranged” y “Nightrain”, la suplieron con lujo de detalles.