sábado, 24 de febrero de 2018

TITÁN SINFÓNICO, MEDELLÍN 2018 – Crónica

Por: Jose Paschu . Director
Fotos: Cavernet Rock

10  . 02  . 2018
Teatro Pablo Tobón Uribe, Medellín

Volver a la capital antioqueña supone un grato reencuentro con el pasado reciente al haber originado durante dos años desde esta ciudad en la cual acuñamos nuevas y viejas amistades gracias a esto que nos motiva llamado rock/metal. Es así que hoy, volver a Medellín es volver a casa. El motivo de nuestra visita no sería otro que el promocionado homenaje que el Teatro Pablo Tobón Uribe en asocio con otras entidades culturales como la Orquesta Sinfónica de Antioquia y otras más, hizo al Titán Elkin Ramírez el cual coincidió con el primer aniversario de su partida. El ingrediente principal para los cultores de la banda en sus comienzos lo tendría la reunión por primera vez en más de veinte años de los otros cuatro miembros fundadores cosa que muchos, entre los cuales se cuenta quien escribe, esperamos por décadas poder ver en vivo aunque fuera por una sola ocasión. Las voces estarían a cargo de John Abadía, conocido como El Tenor del Rock, Catalina Cuervo y Marcel Villamil. Esta oportunidad no se podía dejar pasar y así partimos la noche previa por vía terrestre.


Tras la visita obligada a las tiendas de música del Paseo de la Playa, la tarde nos llevaría al Teatro junto a algunos amigos locales, cervezas para el calor que en el tiempo reciente se ha vuelto normal en la de la eterna primavera, en eso se escuchó el primer llamado a escena y con él ingresamos. En el Hall – disponible hasta el 1° de marzo – se exhibía la exposición “30 Días Con El Titán”, una muestra de objetos, pinturas originales del vocalista junto a uno de sus atuendos entre otros; segundo llamado, debemos apurar el paso. Ya en nuestra localidad vemos el aforo lleno en un 95% de las 883 sillas disponibles, el ambiente cálido y expectante, la orquesta realiza ajustes finales; tercer llamado, fuera luces, se abre aquel telón rojo y a lo que vinimos.


Con una pantalla de fondo en la que un cúmulo de estrellas se encargaría de presentar cada canción además de imágenes del Titán y mensajes de sus seguidores, la orquesta dio inicio a una obertura ligada a “Camino a la Montaña Negra”, corte que abre el Kraken II. La ovación no se hizo esperar al ver en tarima a Hugo Restrepo, Richi Posada, Gonzo Vázquez y Jorge Atehortúa. Tras el primer par de cortes tomaría la palabra Andrés Ramírez, hijo de Elkin, heredero de su legado musical y director actual de la banda, quien en poco más de cuatro minutos haría un llamado a celebrar la música de su padre, agradeciendo el aporte de todos y cada uno de los integrantes que han pasado por Kraken. El texto completo lo transcribimos al final de esta nota a modo de epílogo.


En adelante vendría una descarga inmisericorde de himnos de sus tres primeros discos con excepción de “Lenguaje de mi Piel” del Kraken IV, Piel de Cobre interpretada a voz y orquesta sin la presencia de los cuatro músicos. Muy aplaudida fue la interpretación a voz, piano y orquesta de la bella y talentosa soprano Catalina Cuervo en “Una Vez Más”. Algunos invitados como David Rivera (Tenebrarum) en “Escudo y Espada” y Sebastián Mejía (Tr3sdeCoraZón) en “Muere Libre”, también hicieron parte de la velada que en poco más de dos horas se hizo corta e insuficiente por lo cual y a pedido del público, tocarían nuevamente “Camino a la Montaña Negra” y “Muere Libre”, ésta a modo de encore contando con todas las voces e invitados participantes.


Una vez más, qué gran noche de concierto la que asistimos en Medellín. El sonido, iluminación, los arreglos orquestales y la energía que derrochan en escena los cuatro músicos no admite objeción. Ver en tarima al dúo Restrepo/Posada en las seis cuerdas es una experiencia única, se les nota el oficio, el gusto y amor por lo que crearon hace más de tres décadas, fieles a como se grabaron los Kraken I, II y III los tocaron. Cuando miramos caras entre los asistentes, las sonrisas, los ufff, los qué chimba y demás epítetos propios de la aceptación hablaban por sí solos. Hacía falta un evento como este en la ciudad que vio surgir al Titán. Una noche inolvidable, sin duda.


Al término de ello vendría una no muy organizada sesión de firma de autógrafos y fotos con los músicos, con todo y eso pudimos obtener un registro, saludos, abrazos y agradecimientos para esta casa lo cual nos llena de orgullo y motivación para seguir adelante en el séptimo año de trabajo el cual trajo consigo el rediseño de nuestra imagen corporativa. Pero esa es otra historia.

El remate tuvo lugar de nuevo en la Nueva Villa de Aburrá, tertulia, cerveza y amigos para continuar en Hard Bar hasta el final de la jornada y luego tomar carretera de regreso al sur del país al día siguiente.

Agradecemos al Teatro Pablo Tobón, a los cuatro ex integrantes fundadores por su amabilidad y gratitud y en especial a Andrés Ramírez por sus palabras de agradecimiento ante el saludo y presentar nuestros respetos personales. Hasta la próxima, Medallo y amigos. Nos veremos pronto en casa. Cavernet Rock.


Repertorio:
1. Camino a la Montaña Negra, 2. No Me Hables de Amor, 3. Escudo y Espada, 4. Palabras que Sangran, 5. Soy Real, 6. Una Vez Más, 7. Lenguaje de mi Piel, 8. Aves Negras, 9. Rostros Ocultos, 10. Lágrimas de Fuego, 11. Muere Libre, 12. Todo Hombre es una Historia, 13. Vestido de Cristal, 14. Camino a la Montaña Negra, 15. Muere Libre.


Epílogo:
“Buenas noches, mi nombre es Andrés Ramírez, soy hijo de Elkin Ramírez.

En el año 2003, después de muchos ires y venires en los que distintos músicos hicieron parte de Kraken, Elkin Ramírez a quien orgullosamente llamo padre decidió radicarse en Bogotá para comenzar una nueva historia, sentía que era un paso obligado a dar, que la capital lo esperaba, que era allí donde la historia de Kraken podría continuar escribiéndose y dejando huella en las páginas del rock nacional. No se equivocó, unió su voz a nuevos músicos junto a quienes llevó a cabo proyectos como el Kraken Filarmónico con la Orquesta Filarmónica de Bogotá en el año 2006, justamente, el álbum Humana Deshumanización en el año 2009 y el DVD Kraken 30 Años en el año 2014 y el último álbum de estudio de mi padre, el Kraken VI, que se lanzó en el año 2016. Los invito también a que se acerquen a esta parte de la historia que quizás por distintas razones muchos de los aquí presentes desconocen.

La historia de Kraken, es la historia de un hombre junto a muchos otros hombres que le aportaron a la banda su carisma y conocimiento. Como hijo de Elkin Ramírez y heredero de su legado me corresponde, antes de continuar con mi tarea de hacer música en compañía de los músicos que lo acompañaron durante los últimos catorce años y que lamentablemente esta noche no nos pueden acompañar, debo reconocer a todos y cada uno de ellos y agradecerles por sus aportes además de celebrar que trabajaron y trabajan por la escena de un género que no es para las masas.

Esta noche nos acompaña la primera alineación de Kraken, esa que compuso en compañía de Elkin Ramírez canciones memorables como “Vestido de Cristal”, “Aves Negras”, “Todo Hombre es una Historia” obra que acabamos de escuchar, ellos hicieron parte de Kraken en sus primeros años como miembros activos de la banda y hoy debemos celebrar, aplaudir y reconocer sus invaluables aportes. Como heredero de Kraken tengo grandes responsabilidades pero ninguna es tan importante como serme fiel a mí mismo y por eso estoy aquí, después de la partida de mi padre se han alzado voces de odio contra todo lo que se haga en su nombre trayendo a mí dolor y resentimiento pero yo estoy decidido a ser un heredero del arte, jamás del odio; de la reconciliación, jamás de la división, porque amar comprende grandes sacrificios que el odio no entiende; odiar es fácil, es un acto egoísta y llega sin ningún esfuerzo pero amar es un acto colectivo y qué difícil se nos hace a veces mirarnos a los ojos sin expectativa alguna. Entonces yo esta noche alzo mi voz frente a ustedes y digo que creo en la humanidad, en la paz, en la vida y en nuestro derecho de ser libres y diferentes. Junto a los actuales músicos de Kraken, la mayoría de ellos residentes en Bogotá, decidimos continuar el vuelo no sin antes agradecer a cada integrante de Kraken que hace parte de su historia, escuchen muy bien dije, hacen parte de su historia porque sus aportes son innegables e imborrables, porque como el amor la música también es un esfuerzo colectivo. Los aplausos que pueden venir después de este discurso que sean aplausos para nosotros, es decir para todos los que estamos aquí, celebremos con ellos nuestra existencia y el valor de ser uno a través de la música a pesar de nuestras diferencias. Muchas gracias y que disfruten este concierto”.


Con Andrés Ramírez, Jose Paschu de Cavernet Rock.
Izq. a Der.: Gonzo Vásquez, Hugo Restrepo, Richi Posada,
Jose Paschu de Cavernet Rock y Jorge Atehortúa.